Clínica de Implante Capilar INSTIMED - Madrid, Móstoles, Aravaca - Tel. 91 01 00 151
Blog implante capilar

Injerto capilar: ¿el nuevo pelo puede caerse?

El injerto capilar es una solución a la que recurren los pacientes con alopecia androgenética (nueve de cada 10 caños de calvicie). También es una operación indicada para los casos de alopecia cicatricial, pos quirúrgica, accidente o traumatismo.

Por el contrario, el injerto capilar no esta indicado en los casos de alopecia areata. En el caso de las mujeres, las calvicies andrógenas también acaban en un implante capilar, ya que  este tratamiento permite solucionar una pérdida de pelo crónica gracias a recolocación de cabello en las zonas frontales afectadas, la zona más afectada en el caso de calvicie femenina.

¿Qué sucede tras la operación?

  • A los diez días tras la operación, aparece unas pequeñas costras sobre los injertos. El cabello implantado empieza a caerse con las costras, pero es una efecto totalmente normal, ya que lo que permanece es el folículo piloso, y a los dos o tres meses empieza a salir el pelo nuevo.
  • El crecimiento del pelo implantado es idéntico al del pelo normal, es decir, 1 cm al mes.
  • En algunos casos, el paciente experimenta una reducción de la sensibilidad o hipoestesia o bien, una sensación de hormigueo (disestesia) en la nuca, que puede durar unos meses.
  • El injerto se realiza a partir de pelo del propio paciente, lo que permite eliminar el riesgo de rechazo del implante capilar.
  • En función del crecimiento del pelo, el resultado del injerto capilar puede verse al cabo de seis meses tras la operación, pero el resultado definitivo no se verá hasta pasado un año.

En el caso de una piel cicatricial de mala calidad, puede ser conveniente realizar una primera sesión test, con algunas docenas de injertos, con el fin de asegurar que el trasplante tiene buen agarre.

¿Por qué el injerto capilar es efectivo?

En general, solamente los bulbos de las zonas frontales y temporales son hipersensibles a la calvicie, pero no así la corona occipital. De hecho, los bulbos de la corona no son receptores de las hormonas androgenéticas, que son el origen de la calvicie en los hombres. Insensibles a estas hormonas, permanecen incluso si son implantadas en las zonas calvas. Este implica que el pelo implantado no puede caer por efecto hormonal.

Antes, el injerto se realizaba por grupos de pelo, lo que en algunos casos daba lugar a lo que se llamaba “pelo de muñeca”, pero ahora el especialista va colocando pelo a pelo (técnica FUSS y FUE), con el objetivo de obtener un resultado natural.

Dra. Gilene Durán, dermatóloga experta en injerto capilar

Guardar

Guardar

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes

    Categorías

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

    ACEPTAR
    Aviso de cookies